Artículo: Plan Regulador de Coquimbo busca desarrollo integral, moderno y sustentable

/blog/Identidad-Local
2019-08-01

Este miércoles 10 de julio, tras publicarse en el Diario Oficial, entró en vigencia el Nuevo Plan Regulador Comunal de Coquimbo (PRC). Sin duda un hito  en el desarrollo urbano de la comuna puerto, que tras siete años de trabajo y diversos procesos permitirá la modernización de la ciudad, mejorar la calidad de vida y garantizar la promoción de inversión público y privada. Para las autoridades, expertos y la comunidad era urgente contar con un nuevo instrumento de planificación territorial que permita destrabar proyectos y planear nuevas infraestructuras, considerando que el PRC de Coquimbo tenía más de 30 años, el de Tongoy estaba vigente desde 1978 y  en Guanaqueros desde 1988.

En su base, explica el alcalde de Coquimbo Marcelo Pereira, el nuevo PRC tiene una mirada de desarrollo integral, armónico y sustentable que recoge la idiosincrasia local de la comuna puerto, pero a la vez, proyecciones para las futuras décadas. Para esto fue vital la visión de la comunidad, desarrollándose en las diferentes etapas de construcción más de 40 instancias participativas, permitiendo conocer necesidades desde el territorio, con opinión  de los habitantes.

“Con la entrada en vigencia de este plan se beneficiará a los vecinos y también el municipio, ya que podremos ordenar el territorio, con zonas urbanas delimitadas y la zona de expansión de las viviendas, áreas económicas, pero a la vez dándole valor a nuestro patrimonio y reconociendo nuestra vocación portuaria, productiva y turística”, dijo el alcalde de Coquimbo, Marcelo Pereira.

Nuevas zonas urbanas Sin duda, que una de las principales fundamentaciones para contar con un nuevo Plan Regulador Comunal en Coquimbo, es el claro aumento del límite urbano. Nadie puede negar que la expansión territorial ha sido progresiva y sin norma, producto de cambios de suelo y parcelaciones de agrado, especialmente en sectores como La Rinconada, San Ramón, el borde oriente de Coquimbo, Tongoy o Guanaqueros, generando sectores carentes de infraestructura vial, servicios básicos, equipamiento, entre otros y que hoy son extensiones territoriales reconocidas. Si  el anterior PRC tenía una superficie de límite urbano en Coquimbo de 3.929 hectáreas hoy alcanzan las 6.950; en Tongoy aumentó de 843 a 1.879 hectáreas y en Guanaqueros de 218hás a 720hás aproximadamente. Para el alcalde Pereira, este aumento, busca disminuir la alta segregación y crear  una ciudad más equilibrada y densificada, con habitantes que tengan una mejor calidad de vida.

“Ello, facilitará la generación de iniciativas de conectividad y saneamiento sanitario en beneficio de la gran cantidad de vecinas y vecinos radicados en esos sectores. Podremos avanzar en proyectos de alcantarillado, pavimentación y servicios básicos, todo lo cual se traduce en una mejor calidad de vida”, precisó el Alcalde Marcelo Pereira. Es en estos sectores que hoy se incorporan al límite urbano donde surgen las voces más alegres y satisfechas de la entrada en vigencia del PRC.

Elena Varela, vocera de la junta de vecinos La Rinconada El Sauce y presidenta del grupo de mujeres del mismo sector, destaca esta actualización que permitirá un nuevo renacer en La Rinconada, uno de los que más ha crecido en la comuna sin regulación. La presidenta relata que cada día surgen nuevas viviendas en La Rinconada y más de 700 personas no cuentan con agua potable, debiendo comprar a los camiones aljibes.  Existe sólo un ingreso pavimentado, pero más del 90% del sector está sin pavimentar y cada calle o pasaje interior no cumple con normas. Por ello, es vital para la vecina conocer claramente hasta que seccional se ampliará la zona urbana y comenzar a trabajar para implementar nuevos servicios en el lugar, desde los básicos como agua y electricidad, hasta educación y salud.  

“Nosotros necesitamos mucho el tema de servicios básicos, especialmente el agua. Por ello, contar con un nuevo Plan Regulador y se urbanice, es vital. Es necesario tener un ordenamiento territorial, porque esto significará que va a mejorar la calidad de vida de todos nosotros que vivimos en este sector y controlar también su extensión”, añade Elena. Proteger borde costero Otros de las prioridades que plantea esta actualización del PRC en Coquimbo es el desarrollo del borde costero, de forma armónica y segura, según la vocación de cada localidad.

Para ello se establece una protección  de zonas frágiles ambientalmente como son los humedales o dunas, regulando las intervenciones en la playa limitándolas a uso público. Con esto se busca evitar la pérdida consecutiva de estos sectores de alto valor ecológico y de esparcimiento colectivo.

El nuevo PRC permitirá también proteger la  identidad del balneario de La Herradura con nuevos límites para construir. En  el caso de este balneario, se establece un límite de construcción de sólo 9 metros de altura construidos en el sector del pueblo y 11 metros de altura máxima en La Puntilla.

De esta manera se cumple con el compromiso del alcalde Marcelo Pereira de proteger este tradicional balneario, tras las diversas manifestaciones de los herradureños contra la construcción de edificios en altura. “Nuestra visión está en contra de estas construcciones y hoy la plasmamos en este nuevo Plan Regulador Comunal.

Estamos comprometidos a resguardar el patrimonio ambiental y cultural de este tradicional lugar y no alterar la infraestructura de este pueblo y la calidad de vida de las familias que allí viven.

Queremos que nunca más vuelva a ocurrir lo que sucedió en años anteriores cuando se autorizó la construcción de edificios y perdimos gran cantidad de dunas”, señala el edil. Claudine Copetta es una de las voceras del movimiento de protección de La Herradura y esperaba esta actualización del PRC. Relata que, por años, los vecinos han luchado para mantener la identidad de pueblo en este balneario; incluso,  se han movilizado creando comisiones y generando campañas con publicidad en el mismo sector y en diversos medios de comunicación local.

A pesar de la gestión y los compromisos de las autoridades,  la amenaza seguía latente y aparecían nuevas empresas interesadas en instalar proyectos inmobiliarios en el lugar, por ello el nuevo PRC les da un respiro. “Estamos muy felices que se actualice el Plan Regulador, porque nos sentimos protegidos. Se establece un límite de altura y eso es importante para los herradureños, que queremos mantener nuestro pueblo y permite también tener un atractivo turístico, protegiendo nuestro patrimonio”.

Claudine destaca la oportunidad que tuvieron los vecinos del balneario de ser partícipes activos en la elaboración del PRC para el sector. “Dentro de la comisión que formamos para trabajar este tema hay arquitectos, ingenieros y otros profesionales y compartimos con los equipos técnicos para dar a conocer nuestra opinión y colaborar en la confección, con nuestros requerimientos”, añade.

Las comisiones continuarán trabajando con la nueva Junta de Vecinos para, con el PRC actualizado, seguir avanzando en temas tan importantes como son pavimentación, alcantarillado e iluminación, parte de las demandas y necesidades históricas del lugar. Pero los herradureños siguen en alerta.

Esto porque existen cinco carpetas de proyectos inmobiliarios de edificios por sobre los 25 pisos en el pueblo de La Herradura, que fueron ingresados a la Dirección de Obras Municipales (DOM) anterior a la entrada en vigencia del nuevo PRC. “nosotros esperamos que esta tramitación cese con la entrada en vigencia del Plan. Estamos seguros que tal como nos apoyaron antes, el alcalde y desde la DOM seguirán trabajando para que estas carpetas se cierren”, concluye Copetta

Fuente: diarioeldia.cl